Los préstamos rápidos en España

Con una crisis económica que parece no dar tregua, aunado a los problemas de endeudamiento, así como a los gastos mensuales que se tienen, se genera una incertidumbre entre las familias españolas al no poder solventar todas estas deudas y problemas financieros que se derivan de esta situación, surgen entonces la interrogante de qué alternativas se tienen para poder afrontar todos estos inconvenientes que aquejan constantemente a una gran parte de la población.

Una de estas alternativas pueden ser, los créditos rápidos, así como algunas otras más opcionales a estos que muchas instituciones financieras los otorgan y a continuación abordaremos el tema más a detalle.

Diferencias entre los préstamos normales y los préstamos rápidos

En principio y tal y como comentan en www.sectorfinanzas.com tenemos que decir que son varios los principales aspectos que distinguen a los préstamos rápidos de los préstamos que se conocen normalmente, particularmente porque su contratación se realiza mediante internet, en un proceso que suele tardar muy poco tiempo y que su concesión es casi de inmediato. Se caracterizan también porque cuentan con un límite en cuanto al préstamo de 10.000 euros, en el que el cliente tiene hasta 5 años para poder cubrirlo en su totalidad.

Esta es una opción para las personas que necesitan un préstamo con urgencia, pero no es la única de este estilo, Bankimia es una institución independiente que compara productos financieros, menciona que se pueden recurrir a otras opciones parecidas de préstamo, que al igual que los mencionados anteriormente, sirven para hacerle frente a las dificultades financieras de prioridad, solo que con características distintas.

En España, son muchas las instituciones financieras, ya sean cajas de ahorro o los propios bancos, los que cuentan con créditos rápidos exclusivos para sus clientes, a los cuales se los ofrecen si es que estos aceptan domiciliar su nómina con esa institución o incluso adquirir algunos de sus otros productos y servicios financieros que de igual forma ponen a su disposición. En este caso, vale la pena detenerse a analizar estas alternativas, ya que en el tema particular de los préstamos rápidos que se conceden vía online, al inicio pudiese parecer que los intereses que se aplican al préstamo no son muy altos, lo cierto es que la cantidad que terminará pagando el cliente será mucho mayor a la que podría pagar de solicitar y adquirir un crédito rápido con su propia institución financiera donde tiene domiciliada su nómina.

¿Dónde demandar un crédito rápido?

En este sentido podemos definir algunas de las instituciones que ofrecen estas opciones crediticias a las que los clientes pueden acceder. Empezaremos primero por el crédito personal que está ofreciendo actualmente la entidad BIGBANK, la cual destaca este producto financiero como uno de sus principales, ofrece un préstamo de hasta 10.000 euros en el cual el cliente tiene un lapso de tiempo de 5 años para devolverlo, en tanto la comisión por apertura que se cobra en esta institución es del 1,75%, y el tipo de interés que se aplica sobre el préstamo es del 9% anual nominal.

Por su parte, Cetelem, un entidad bancaria especializada en créditos al consumo vía internet, cuenta con un producto financiero que ofrece un crédito de hasta 10.000 euros, con un periodo de tiempo de 8 años para liquidarlo completamente, al mismo tiempo que el tipo de interés que se aplica es posible que alcance el 20% anual sobre la nomina del cliente, esto en base al préstamo adquirido, así como con el tiempo que se pacto para liquidarlo.

 

En cuanto al préstamo rápido que ofrece Cofidis, este es de un total de 6.000 euros, con un plazo de devolución de 4 años y un interés del 10,44%. No obstante, este es un préstamo que a últimas fechas se ha puesto muy de moda y que se le conoce como crédito revolving, un tipo de crédito en el que los pagos que se realizan se agregan a la cuenta de crédito del cliente a medida que estos se van realizando, de esta forma se asegura un saldo disponible y no se requiere de otro crédito.

Para finalizar, Caja Vital también ha puesto a la disposición de sus clientes un tipo de préstamo han que han denominado Préstamo rápido protegido, que de igual manera se concede vía internet mediante la utilización de sus servicio Vitalnet. Este nuevo producto financiero ofrece una financiación de hasta 30.000 euros en el que se incluye además un seguro de desempleo. Todos los trámites se realizan en Vitalnet, no se requiere que el cliente presente papeles o documentos y se caracteriza porque el préstamo solicitado se deposita en la cuenta del cliente en un lapso de unas cuantas horas.

 

Incluso el propio cliente puede acceder a un simulador para que escoja el pago mensual acorde a sus posibilidades, y cuando este haga su solicitud del préstamo en Vitalnet, la entidad le comunicará a través de un mensaje de texto en su celular, que su préstamo ya ha sido depositado en su cuenta. La entidad también menciona que su préstamo rápido protegido, no tiene comisiones por amortización anticipada, y el cliente que tenga sus nomina domiciliada con la institución, tendrá un trato exclusivo, pudiendo concedérsele una financiación con este tipo de préstamo desde los 300 euros hasta los 30.000 euros, en donde los tiempos de devolución pueden ser de 3 a 6 meses para cantidades pequeñas, mientras que el tipo de intereses que se tiene sobre el préstamo cuando el cliente tiene domiciliada su nómina es del 8,75%, en caso contrario este interés se eleva hasta alcanzar el 9,25%.

Por decir algo, en la TAE que se tiene sobre un préstamo de 10.000 euros solicitado por un cliente y que debe devolverse en un periodo de 5 años, el interés que se aplica para quienes tienen su nomina domiciliada es del 9.81%, en tanto que si no tienen domiciliada su nomina con la entidad, el interés se ubica en el 10,36%. En cuanto a la comisión por apertura, esta es del 1,5% como mínimo de 30 euros hasta los 1.500 euros, mientras que si la cantidad del préstamo es mayor, el mínimo que se cobra es del 0,6%. Por su parte, el seguro que se ofrece cubre la incapacidad temporal, y el desempleo, se presenten estos por enfermedad, un accidente o por despidos que no estaban contemplados en el seguro.